lunes, 27 de febrero de 2012

Tarta layer cake de vainilla con Buttercream de violetas



Hoy la entrada es de celebración! Celebramos que hace un año los chicos de Memòries d'una Cuinera, decidieron poner en marcha estos retos maravillosos que mes a mes nos llenan la blogosfera de propuestas diversas pero siempre siguiendo la linea de la cocina tradicional, la que ha pasado de madres a hijas y que recordamos con cariño.

En mi caso, como ya os he comentado en más de una ocasión, no hay mucha tradición gastronómica en la familia, pero eso hace de las propuestas, un reto más interesante, ya que la versión del plato que cocino siempre es creada por mí, buscando en libros o por la red, que me encanta.


Así que cuando vi que la propuesta para celebrar este primer aniversario, era una tarta de cumpleaños, me puse manos a la obra para crear una tarta especial, dulce, y que transmitiera el cariño hacia ellos.

Todos los que me conocen, me verán identificada en esta entrada.Por que es que yo soy lila!jajajaj.Sí, lila. Este color forma parte integral en mi vida. Es el que decide una prenda de ropa, un bolso, unos zapatos, un libro, ropa de cama, de mesa, y así hasta llegar a la creatividad en la tarta y cupcakes que os presento. Como dicen mis amigos, es muy Ingrid.


Una tarta sencilla, con base de vainilla, rellena y decorada con buttercream de violetas. Le aporta un sabor delicioso, floral y muy original. Utilizo el aroma natural de violeta de Sosa, es muy aromático y con tan sólo unas pequeñas gotas,  tenemos suficiente. Acompañé este Violet Cake con unos cupcakes bien floridos, con la misma base de vainilla y frosting de violeta.

Felicidades Memòries! Por muchos años más!

Tarta layer cake de vainilla con buttercream de violetas:

Ingredientes para el bizcocho (15 cm de diámetro en 3 capas)

110 gr de mantequilla a temperatura ambiente
110 gr Caster Sugar
100 gr de harina con levadura incorporada
10 gr de harina de maiz.
1 cucharadita de levadura en polvo
2 huevos grandes
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 cucharadas de leche a temperatura ambiente.

Ingredientes para el Buttercream de violetas:

115 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
4 cucharadas de leche a temperatura ambiente.
1 cucharadita de extracto de vainilla
500 gr de azúcar glass, tamizado.
1/2 cucharadita de aroma natural de violetas.
Colorante lila


Preparación para el bizcocho de vainilla:

Precalentamos el horno a 180 ºC y engrasamos 3 moldes para layer cake de 15 cm de diámetro. Reservamos.

Mezclamos la mantequilla pomada y el azúcar y batimos con la batidora eléctrica, hasta que la mezcla quede suave y clara, aproximadamente unos3-5 minutos. En otro bol combinamos los ingredientes secos. Añadimos los huevos a la mezcla de mantequilla, uno a uno y batiendo bien después de cada añadido.Agregamos la mezcla de ingredientes secos y seguimos batiendo a velocidad lenta. alternando con el extracto de vainilla y la leche.

Dividimos la mezcla en nuestros 3 moldes reservados y horneamos unos 25 minutos aproximadamente o hasta que insertando un palillo en el centro, éste salga limpio.

Dejamos enfriar en rejilla. Si queréis podéis prepararlos el día antes y envolverlos en film transparente hasta el día siguiente. Se asentarán mucho más los ingredientes y se manejará mucho mejor para después rellenar y decorar.

Preparación para el Buttercream de violetas:

En un bol grande batimos con la batidora eléctrica la mantequilla, la leche,el extracto de vainila y la mitad del azúcar glass tamizado. Batiremos hasta que la mezcla sea suave, uniforme y clara. Puede tardar unos minutos.

Gradualmente, añadimos el resto  del azúcar glass y seguimos batiendo la mezcla para que siga firme, suave y cremosa. Añadimos el aroma natural de violetas y hacemos una última mezcla. Si queremos, añadimos junto al aroma de violetas un poquito de colorante lila, para aportarle el color deseado.

Montaje de la tarta: 

Rellenamos los pisos de la tarta con una capa de buttercream de violetas. Es importante colocar una base redonda plateada tipo cartoncito, en la base de la tarta, para poder manejarla sin problemas.

Forramos con una primera capa de buttercream, toda la tarta. Para dejarla bien lisa y sin huecos a rellenar. Procedemos con la espátula a un segundo forrado lateral, alisamos los bordes y finalizamos con movimientos circulares en el top para obtener el resultado de la imagen. De nuevo con la espátula limpia, procedemos a pincelar el lateral de la tarta, para darle el efecto desordenado.

Para realizar los cupcakes, seguimos el mismo procedimiento de horneado y decorado con el buttercream.

Las flores están hechas con pasta de flores, teñidas de color lila y rosa y hechas en tres capas, en el caso de las rosas, y en dos capas en el caso de las lilas.


Feliz Semana!
Ingrid

viernes, 17 de febrero de 2012

Croquetas caseras


Todos tenemos una madre, tía, hermana, suegra, que hace unas croquetas deliciosas. En mi caso es mi abuela. Y aunque no es una apasionada de la cocina, todo lo que hace le sale de fábula. Y como buena nieta única que soy, me mima siempre con todo lo que quiero. Cuando voy de visita ya tiene preparado todo lo que sabe que me encanta y que con nuestro ritmo diario frenético, no degustamos mucho. A este privilegio, se ha sumado Marc desde ya hace muchos años. Y lo que siempre cae, son una buenas croquetas.


Esta entrada se la dedico a ella, la receta que lleva toda la vida haciendo y aunque no tiene ningún secreto, quedan deliciosas y muy melosas. 
Es mi propuesta para los chicos de La Recepta del 15, aunque sé que llego super tarde tenía muchas ganas de participar ya  que además es la primera vez que hago croquetas.

Ingredientes para el pollo asado:

4 pechugas de pollo cortadas a trozos medianos
3-4 cebollas cortadas a trozos
Aceite de Oliva.
1 chorrito de coñac.

Ingredientes para hacer las croquetas:

El pollo asado cortado y triturado.
120 gr de harina
2 cucharadas de Maizena
600 ml de leche.
40 gr de mantequilla
1 huevo batido
Pan rallado


Preparación para el pollo asado:

Ponemos a fuego lento, en una cazuela, 4 cucharadas de aceite de oliva y los trozos de pollo salmpimentados y las cebollas. Añadimos el chorrito de coñac y dejamos a fuego un par de horas.

Cuando el pollo este listo, sacamos de la cazuela junto a la cebolla, ya que ésta es la que le aportará la melosidad y suavidad a las croquetas. Secamos el exceso de aceite.

Preparación para las croquetas:

Trituramos el pollo y las cebollas conjuntamente. En la misma cazuela, en la que le habremos sacado el aceite y dejado limpia, le añadimos la mantequilla e incorporamos el pollo triturado.

Vamos removiendo bien, para que la mantequilla se deshaga y quede todo bien incorporado. Poco a poco vamos añadiendo la harina junto a la maizena y la leche, sin parar de remover. Veremos como se va conviertiendo en una masa compacta, que se despega de la cazuela.

Colocamos nuestra masa en una superficie, tipo silpat con una lámina de papel film en ella. Dejamos enfriar.

Una vez fría la masa, procedemos a realizar la forma de las croquetas, bañamos en huevo batido y rebozamos en pan rallado.

Freímos las croquetas en abundante aceite caliente aproximadamente unos 5 minutos.

Servimos calientes con una buena cerveza fresquita y ya tenemos un aperitivo de lujo.

¡¡Espero que os guste!!
  Feliz fin de semana
  Ingrid

viernes, 10 de febrero de 2012

Crónica de San Francisco: Una ciudad con un encanto especial


La verdad es que después de nuestra visita a New York, una ciudad imponente, espectacular e icono en el mundo entero, no pensé que San Francisco podría cautivarme en la misma medida. Estaba equivocada. Nada más llegar quedamos fascinados. Es una ciudad preciosa, moderna y cosmopolita pero con el encanto y contraste de las cosas sencillas y antiguas. El color es distinto, tiene una luz impresionante, llena de parques y rodeada de mar. Sus vertiginosas calles, con esos desniveles sin fin, son extraordinarios, la arquitectura es exquisita, por no hablar del Cable Car que es pecualiar, delicioso al máximo y muy práctico.


San Francisco disfruta de un clima mediterráneo que podemos encontrar en toda la costa Oeste. Durante nuestra estancia tuvimos unas mañanas y noches frescas, pero unos días claros y soleados, con unas temperaturas más que agradables.

Uno de los barrios más concurridos y famosos de la ciudad es el Distrito Financiero con Union Square, en el que se acogen la mayoría de hoteles y comercios cerca de la calle Market Street, corazón de la moda y las tiendas más famosas del mundo entero, así como dos grandes centros comerciales como Macy's y Westfield.  En San Francisco se congrega la comunidad china y japonesa y tanto unos como otros disponen de barrios propios, llenos de comercios de alimentación y tiendas de souvenirs. Destacar que en el barrio japonés existe un centro comercial lleno de gadgets decorativos, así como artículos del hogar, que valen una visita, por cantidad de producto y sobretodo por precio.


Fisherman's Wharf es una zona muy popular, turística y siempre concurrida. Es famosa por ser la ubicación del conocido Pier 39, un centro comercial construído en el mismo puerto de San Francisco y en el que encontramos una gran variedad de comercios y Restaurantes. En el límite del muelle, podemos ver unas grandes pasarelas de madera en el agua llenas de Leones marinos de California, sin duda un atractivo turístico de la ciudad y en el que siempre, incluso de noche está lleno de gente observando a estos divertidos y sociables mamíferos.


Sin duda esta zona marítima tiene un encanto especial. Tuvimos la gran suerte de poder disfrutar del fin de semana en la ciudad, por lo que sólo llegar, un viernes, la zona de Fisherman's estaba muy animada y llena de vida. 

Es importante destacar un atractivo gastronómico de la ciudad formado por la gran cantidad de puestos de comida, en los que puedes disfrutar de marisco fresco, como el cangrejo o la famosa Clam Chowder, servida en un enorme pan redondo de masa madre, vaciado en el centro. 

Scoma's es uno de los restaurantes más famosos de la zona en la que se hacen largas colas y en las que se puede disfrutar al máximo de esta crema de almejas junto a cualquier plato de marisco fresco. El precio no es económico pero es un local muy acogedor y bonito y disfruta de unas vistas al mar preciosas.



Si seguimos caminando por la zona marítima, nos encontraremos con el Ferry Building Market Place
Es un pequeño centro comercial lleno de pequeños comercios especializados, puestos de comida Fast Good Food, hechos con alimentos y pan artesano y que tiene un aire delicioso. No podía ser más precioso todo lo que ves.  En él podemos encontrar un Sur Le Table, ya os hablé de estos locales en la entrada anterior, o la famosa y exquisita Bakery bien conocida por muchos, Miette.



Miette dispone de dos locales en la ciudad. Uno ubicado en Hayes Valley y la que os muestro en las imágenes en el Ferry Building. Éste último es muy pequeñito, pero precioso. Está decorada con un gusto exquisito, tonos muy suaves con un aire retro chic. Los dulces tienen una pinta estupenda y están presentados de manera vistosa con cintas y etiquetas de la marca a juego. Pudimos degustar unas pequeñas galletas de rosas deliciosas.

Si nos dirijimos, siempre siguiendo la zona marítima, hacía el Golden Bridge, el famoso puente rojo de la ciudad, encontraremos una gran vida social y de entretenimento, es lo que se llama Área Nacional de Recreación Golden Gate, llena de zonas verdes, grandes parques, playas y mucha actividad recreativa, y lleno de Farm Markets con flores, pasteles, dulces, frutas y verduras.
En esta zona encontramos el Palacio de Bellas Artes, con unas construcciones imponentes y rodeado de parques y un lago en el centro.


Una visita creo que curisa pero sobretodo muy interesante es al Museo del Cable Car. Ya sé que en ningún momento he mencionado la palabra tranvía, y es porqué después de la visita al museo y una instructiva charla con uno de los conductores durante uno de nuestros trayectos, pudimos descubrir porqué se les llama de esta manera.


Como podéis observar en las fotografías, en las que vemos algunos de los modelos antiguos que circulaban por la ciudad, también observaréis unas grandes ruedas con unos carteles en la parte superior que indican las lineas de Cable Car de la ciudad. Estas ruedas son las que mueven  de manera permanente, los cables que van bajo tierra y que permiten a los tranvías engancharse  a ellos y poder moverse por toda la ciudad. Cuando quieren frenar o detenerse, a través de unas palancas se desenganchan del cable y con unos pistones hechos de madera y colocados bajo el tranvía permiten frenar el vehículo. Así de rudimentario pero efectivo es el sistema de funcionamiento del Cable Car en la ciudad de San Francisco.


Un local de mención especial para los amantes del pan y la gastronomía es BOUDIN.  Dispone de dos locales en la zona de Fisherman's y Pier 39. Es el paraíso panadero, tienen toda una sección de panes redondos especiales para la crema de almejas que os he comentado antes, a parte de mil y una variedades disponibles y como el local es enorme, disponen de unas guías móbiles en el techo, en el que cuelgan cestas metálicas y en las que se transporta el pan de unos mostradores a otros, fantástico y super original.
Además dispone de diferentes stands dedicados al pan, aceite,vino, dulces, especias, y mil cosas más. El local es rústico y super acogedor, todo esta claramente visible y muy bien colocado para la compra más que inmediata. El local que tienen en el Pier 39 es para poder degustar un delicioso Sandiwch y pizzas con masas artesanas y tremendamente buenas.

Y el último punto a destacar pero para mí uno de los más importantes es el Golden Gate Park.
Este parque cubre una área urbana de 4,12 km cuadrados de terreno público de la ciudad. En su interior podemos encontrar y disfrutar de grandes zonas verdes, diversos lagos, zonas de recreo, infantiles, una Universidad y un jardín japonés, o un Rose garden entre ellos.



En él se realizan eventos, Farm Markets y se puede disfrutar de diferentes deportes como Baseball, Basketball o Handball entre muchos otros, así como alquilar una bici y perderse en sus extensos recorridos habilitados para ello. Siempre esta concurrido de gente realizando algún tipo de actividad y lleno de niños y perros.
El nivel de vida de esta ciudad es elevado. La gente disfruta de una vida confortable, que seguramente repercutirá en los impuestos que pagan, pero la calidad de vida que tienen no tiene precio.



Nosotros nos quedamos prendados de esta maravillosa ciudad. De su arquitectura, paisaje, clima, gente y gastronomía, bastante más acurada y delicada que en Nueva York. La gastronomía tiene un papel más importante en esta zona. Son unos grandes productores de vino, y aunque no son de los más famosos, la cultura la tienen, por lo que las comidas y los alimentos frescos y sobretodo ecológicos tienen un papel importante en su vida diaria.

Espero que os haya gustado la crónica y haberos transmitido la pasión y belleza de esta gran ciudad que sin duda, si tenéis la oportunidad, no podéis dejar de visitar.

Feliz fin de semana
Ingrid